«A veces soy mi propio enemigo»

Me pide valentía y después me da miedo.

Me exige más de lo que doy y luego me indica que no es suficiente.

Bajo su ala de cuidado puedo resguardarme del mundo, aunque también luego me dará grandes dosis de culpa por no haberlo realizado.

¿Qué querés que haga entonces?, ¿Qué querés de mí?

¿Puedo responder a mis propias demandas?, ¿Son acaso mías?

¿De qué modo quiero hacer las cosas?, ¿Existe otro modo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *