“No tengo tiempo para mí”

¿Será que elige no tener tiempo para sí?

No tener tiempo para sí mismo enmascara otra elección: no querer saber ni encontrarse con lo que quiere hacer con su tiempo.

De alguna forma confunde el deseo de otros con el propio. Pretende satisfacer los deseos de los demás y posterga el suyo.

Lo siguiente que una persona responde generalmente cuando se pregunta de qué se trata es “Me piden todo el tiempo que les resuelva las cosas”, “Siempre me necesitan”, “Sin mí no podrían resolver por sí solos”.

¿Por qué será que cree esto?

Es posible cuestionar en un análisis la afirmación “No tengo tiempo para mí” con la pregunta “¿Qué hacés con tu tiempo?” lo que le permitirá descubrir que el tiempo siempre fue suyo y con él puede hacer lo que quiera, donarlo a otros o usarlo para sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *