«Mi cabeza no para de pensar»

¿Por qué y para qué?
En el nivel del pensamiento todo es posible.
Cualquier escena, situación y problemática se idealiza y se examinan todas las vías que se necesitan para llevar a cabo una idea que se piensa y se imagina, a veces más de una vez, incluso varias ideas al mismo tiempo. En ocasiones ideas que son opuestas, dilemáticas, contradictorias y absurdas.
Pensar todas las opciones es una forma de anticipar y prever lo que pueda suceder.
Necesita calcularlo, que esté dentro de una fórmula que le garantice el resultado.
El punto es que este modo lo deja pensando e “idealizando” sobre lo que no hace ni va a hacer nunca, detenido y su “cabeza” no para.
Esta cabeza que no para lo deja en un presente continuo, sin futuro.
En lugar de hacer y elegir, piensa y el corte no se produce nunca. Una serie de capítulos que nunca termina. Pensar resulta de una compulsión, algo que no puede parar.
Hay casos en que no parar [de pensar] puede generar nuevas consecuencias [no pensadas], puede acudir al alcohol, a consumir sustancias que “duerman” sus pensamientos o incluso llegar a ser medicado.
Termina creándose una enfermedad para evitar tomar una decisión.
Y vos… ¿te quedaste pensando?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *