«Me olvido de las cosas importantes «

El olvido así planteado resulta ser una cuestión de voluntad más que motivado por la represión. 

Señalemos que el sujeto olvida como mecanismo de defensa en tanto desaloja un recuerdo ya sea porque es doloroso, desagradable o bien causa sufrimiento.

Sin embargo, en este caso es selectivo en cuanto a qué recordar y que no. Es posible plantear algo del orden del saber en tanto ya tiene registrado que es y que no es importante. 

Le atribuye un valor a su olvido, una significación que contrapone en forma tácita con recordar cosas nimias o sin importancia.

La frase tiene las características de una respuesta a una pregunta ¿Cómo lo sabe? que será necesario desplegar en un análisis a fin de convocar al sujeto a explorar la experiencia del inconsciente y qué mecanismos se ponen en juego.

¿De qué (no) quiere acordarse?

En definitiva, ¿qué será lo importante?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *